¡Bienvenidos! ¡Bienvenue! ¡Bem-vindo! ¡Benvingut! ¡Benvenuto! ¡Welcome! ¡Willkommen! ¡Välkommen! ¡Shalom! ¡Marhaba!
Deseamos que nos visiten frecuentemente, pues pensamos mantener un intercambio activo que ilustre y disfruten, así como ir añadiendo servicios que sean de su agrado y provecho. Pueden también suscribirse para recibir en su email el contenido del blog Masonería para Todos. ¡Bienvenidos!

viernes, 3 de agosto de 2007

¿DE DONDE VENGO?

A.`. M.`. CARLOS EDUARDO AGÜERO LUGO
Oriente De Encarnación – GRAN ORIENTE DE PARAGUAY


Los orígenes de la masonería han dado lugar a muchas especulaciones y leyendas, algunas de difícil credibilidad, otras dentro de unos contextos históricos que son razonables y comprobables hasta cierto punto; en cualquier caso, deben ser citadas si se quiere buscar el origen de nuestra institución con rigurosidad.

Algunos hermanos consideran que sus inicios están en el templo de Salomón, otros los ven el sufismo, rama esotérica del Islam. Hay un grupo importante que cree que los templarios son la conexión de la masonería con el templo de Salomón y el sufismo; y, finalmente hay quienes, sin despreciar estas teorías, basan el nacimiento de la masonería en el mundo en los constructores de catedrales y la influencia que tuvo en estos gremios cierto grupo de hombres sabios pertenecientes, en algunos casos, a “ La Sociedad Real de Londres”.

La masonería es una institución esotérica e iniciativa que, según los datos más ortodoxos, data de las hermandades religiosas o gremios de albañiles ingleses o franceses de los siglos XII y XIII. Pero hay indicios que la ubican en un pasado mucho más antiguo. Eliphas Levi recuerda una leyenda masónica que la relaciona con un ritual, manuscrito del siglo VIII, sobre la construcción del templo de Salomón y el maestro de los trabajos, Hiram.

También se encuentra antecedentes en la Roma imperial, donde las fraternidades dionisiacas eran cofradías de constructores, según explica Apuleyo en su obra “Apología”, y muchas de esas organizaciones tenían un parecido sorprendente con la actual masonería. Algunos historiadores ortodoxos, aseguran que la verdadera masonería empieza en Inglaterra en el siglo XVIII, cuando se dio el paso de la francmasonería operativa, la de los constructores, a la especulativa, en la que la construcción solo era un símbolo.


ORÍGENES SUFIES: (secta religiosa mahometana)

Para algunos investigadores franceses el origen de la masonería hay que buscarlo en la secta de los sabeos (árabes antiguos o del Yemen). Según ellos en esta rama semítica de origen babilónico se aprecian una serie de factores que podrían ser la base de una cierta masonería.

Los sabeos eran artesanos y comerciantes, investigadores y estudiosos que empleaban una catequesis teosófica metódicamente graduada. También practicaban un comunismo iniciativo que propagaba un ritual de compañerismo, un entendimiento entre cuerpos de un mismo oficio. Estos autores franceses creen que constituyen el inicio de la masonería en este medio islámico. Según esta teoría estos presuntos iniciadores de la masonería perecieron bajo los embates de las cruzadas y, teóricamente, su trabajo pasó a Occidente, dando luz a órdenes como los templarios.

Un autor, Robert Graves afirma que el origen de la masonería proviene de una sociedad sufi. El deduce que nuestra orden fue introducida en Escocia bajo el disfraz de un gremio de artesanos a principios del siglo XIV, gracias a los Caballeros del Temple. Esta orden, trajo abundante documentación requisada en sus correrías por el Islam, donde se encuentran pasajes cargados de una evidente mística sufi.

Sir Richard Burton, masón y sufi, traductor de las “ M il y una noches” ya señalaba la estrecha relación entre sufies y masonería, dijo: “El sufismo es el pariente oriental de la masonería”. Pierre Ponsoye en su libro “El Islam y el Grial” explica como el Gran M aestre del Temple era asistido reglamentariamente por un escribano sarraceno o árabe, y como los templarios mantenían lazos de amistad e intercambio con los sultanes. En resumen, las relaciones del Temple con el Islam eran, ante todo, de orden iniciativo, y por tanto sufi.

Otros historiadores relatan, que en los países del oriente, los templarios armaban a musulmanes pertenecientes a ciertas sectas esotéricas provistas de una iniciación análoga a la suya. Para los sufies contemporáneos, los masones tomaron su nombre y esquema de la organización de la Orden Babawin o Constructores, cuyo Gran M aestro fue Hassan al Bana, en el siglo XVI, en Egipto.

España fue uno de los países que absorbió parte de la enseñanza esotérica procedente del sufismo. Cuando los ejércitos árabes marcharon hacia este país, los acompañaban los iniciados de las escuelas secretas sufies de esoterismo y, junto con rabinos y cabalistas judíos, fundaron en tierra española varios centros de enseñanza.


EL TE M PLO DE SALO M ÓN:

El rey Salomón- llamado Jedidiah (amado de Dios), en hebreo Sch´lomoh (pacifico)-, de tanta importancia en la leyenda religiosa y en nuestra orden, nació en Jerusalén en el año 1016 a . J.C., hijo de David y Baath-seba. El nombre de Sol-om-on hace referencia al sol en tres idiomas: “Sol” en latín, “Om” en oriental y “On” en egipcio.

Cuenta la leyenda que el rey David, sintiéndose morir, dio a su hijo los planos del templo, diciéndole que su construcción era designio de Dios. Para edificarlo empleo a 150.000 hombres, 3.300 sobrantes y 300 inspectores de obras. Este templo, de unas dimensiones colosales para la época, y el imperio de Salomón, nunca fueron encontrados por los historiadores antiguos, ni Alejandro M agno (fundador de Alejandría y difusor de la cultura griega en Asia y África) le presto atención.

No obstante, parece que los planos citados fueron utilizados y, según algunos historiadores, las ruinas de Persépolis indican un templo similar a la descripción bíblica del de Salomón. Estos historiadores refieren que en realidad ha habido numerosos templos o montes de Salomón, encontrados abundantemente en la India y Persia bajo una variedad de nombres como Soleiman, Soolimana, Suleiman, Sulimon o Solumi.

De hecho la historia de Salomón puede encontrarse en la India , al igual que la del Génesis. Otros historiadores dicen que esta capacidad de penetración demuestra que el templo de Salomón era originalmente alegórico, no literal. Ese templo no significaría ni más ni menos que el templo o bóveda celeste, de la que el sol es el rey, o centro. El templo sagrado, el templo de Salomón, y el templo del Señor, son todas expresiones de la estructura celeste que nos rodea, el altar en el que esta la constelación de Aries, el signo del Oriente.

En la decoración de nuestras logias, el techo del templo esta pintado imitando la bóveda celeste, y a su alrededor los signos del zodiaco. Dentro de las logias, el Oriente es el lugar mas importante, donde esta el Trono de Salomón y donde toma asiento el Venerable M aestro. Desde principios del siglo XVIII se menciona expresamente a Jaquin y Boaz, los dos pilares que representan “fuerza” y “estabilidad”.

Otro aspecto interesante del templo de Salomón se refiere a los objetos sagrados que se encontraban en su interior. Tal ves el mas importante era el Arca de la Alianza , que teóricamente contenía en su interior las Tablas de la Ley que Dios entrego a M oisés en el monte Sinai, así como parte del mana y la Menorah o candelabro de 7 brazos. Otros objetos del templo eran el celebre M ar de Bronce, una piscina o objeto cilíndrico sostenido por doce toros y capaz de albergar 30.000 litros de agua. Otro elemento importante es la conocida Tabla de Salomón, una mesa llamada “Espejo de Salomón”, donde estaba escrito el conocimiento global del Universo, la génesis de la Creación mediante esquemas geométricos y formulada la palabra esencial del nombre de Dios: el Shem Shemaforash.

Dentro de la historia de la masonería existe el postulado de que la misma tiene sus orígenes en el rey Salomón y en la construcción de su templo. De que Salomón caracterizo los grados masónicos y formulo un programa para cada uno de ellos. El primero, de aprendiz, contenía las pruebas físicas preparatorias a los que se sometía a los aspirantes en las iniciaciones de los misterios egipcios. El segundo, de compañero, encerraba las enseñanzas que los sacerdotes daban a aquellos durante el curso preliminar que precedía a la iniciación, y las conferencias y exámenes que tenían lugar para su calificación en virtud de los resultados obtenidos. Por ultimo, el tercero o sea el de maestro, daba a los iniciados la posesión y el pleno conocimiento de todos los misterios y secretos conocidos.

Por miras de alta prudencia, Salomón decidió, sin embargo, que era muy conveniente introducir algunas innovaciones en las antiguas doctrinas y practicas que trataba de hacer revivir, por lo que aplico alegóricamente a su sistema moral- convirtiéndole en base del tercer grado- el desgraciado incidente del asesinato de uno de sus maestros mas hábiles y predilectos, con lo que se propuso personificar, de forma metafórica, la imagen de las pasiones y de los vicios, atacando y triunfando frecuentemente sobre la virtud.

La figura de Salomón se destaca vigorosamente todavía en muchos grados de algunos ritos, muy especialmente en los llamados de Real Arca o de York, y Escocés Antiguo y Aceptado, rodeada de cien leyendas relacionadas todas con la construcción del templo y con los actos que se atribuyen al famoso rey profeta.


LOS CONSTRUCTORES DE CATEDRALES:

Los inicios de nuestra orden en Europa hay que buscarlos en los antiguos “gildes” de constructores y otras corporaciones de oficios, alrededor del siglo XVII. Está reconocido históricamente que los masones recorrían todos los países de Europa construyendo catedrales en ciudades y pueblos, y también edificaban castillos y abadías. Entre los años 1050 y 1350, solo en Francia se construyeron 80 catedrales, 500 iglesias grandes y un número indeterminado de pequeñas iglesias parroquiales. Este frenesí edificatorio daba trabajo a muchas personas, ya que hay que considerar que, en Inglaterra, para levantar una catedral se tardaba alrededor de 100 años. Por otra parte, se desató una carrera entre ciudades para ver quien tenía la catedral más alta. Así, en 1163, en Notre-Dame de Paris se construye una bóveda de 33 metros de altura; en 1194, Chartres la supera con 36.5 metros de altura. A principios del siglo XII la catedral de Reims se convertía en la más alta, casi 38 metros de altura y finalmente Amiens, en 1221, con 42 metros .

En 100 años daba tiempo a que se sucedieran diferentes generaciones de obreros masones, que se transmitían secretos profesionales los unos a los otros. M iles de operarios intervenían en la construcción de esas enormes moles de piedra cuya edificación requería un conocimiento particular. Cada cantero tenía una marca personal que grababa en los bloques tallados, marcas que aun podemos ver en muchas de las catedrales antiguas. Estas marcas eran figuras estilizadas de un instrumento de trabajo, como el martillo o el compás, o una letra del alfabeto. El caso es que estos canteros y constructores mantenían bien ocultos sus secretos en el arte de construir, y formaban asociaciones libres que se desplazaban a otro lugar cuando terminaban su obra.

Sobre el origen de la palabra francmasón se argumenta que la piedra dócil al cincel del escultor se denominaba en Inglaterra “free stone”, expresión que en Francia se convirtió en “pierre franc”. Los que trabajaban esta piedra se llamaban “free mason” en Inglaterra, y en Francia “franc maçon”, que mas tarde se convirtió en francmasón, miembro de la masonería, institución especulativa que asumió los signos externos de los constructores de catedrales. En 1268 vemos que las reglamentaciones francesas para la edificación de catedrales eran redactadas después de consultar a los gremios de artesanos, haciendo referencia a los masones y estableciendo que los “albañiles (maçon en francés), los fabricantes de morteros y los yeseros pueden tener tantos asistentes y criados como les plazca, siempre que no les enseñen nada de su oficio”.

Otros autores dicen que por los años 1435 los gremios de canteros emanciparon (free del ingles) a sus miembros locales para que pudieran ir de un lugar a otro con el fin de obtener contratos de trabajo. Cuando llegaban a algún lugar desconocido, daban a conocer su grado de competencia mediante unos signos secretos que solo conocían los de su propio oficio. Era evidente que los masones eran trabajadores cualificados que se transmitían sus secretos entre si y que tenían unas jerarquías que se extendían desde las logias donde se reunían hasta las mismas construcciones. Los nombres evidenciaban un grado de sabiduría: aprendiz, compañero y maestro. Su vida estaba regulada y sus deberes eran establecidos en directivas de los gremios; esos deberes se conocían con el término de “Cargas”. La primera de ellas era la obligación del masón hacia Dios; la siguiente, la obligación hacia el rey, cuya soberanía y leyes debía obedecer; la tercera, la obligación hacia el maestro masón, y, por supuesto, no se debían traicionar los secretos del maestro, también había obligaciones morales y de carácter ético.


NOSTALGIA DEL PASADO, O NOSTALGIA DEL FUTURO:

Tanto en la tradición judía de la Edad M edia como en la del Islam o de los rosacruces encontramos lámparas que pueden arder por tiempo indefinido, sin aceite ni cualquier otra sustancia que sea combustible y se consuma. Nos encontramos al parecer ante el uso de energías físicas que no tienen ninguna relación con los conocimientos de la época. Hay textos judíos que sostienen que estas lámparas proceden de los vigilantes del cielo. Algunas de ellas fueron encontradas en tumbas de Inglaterra y Alemania; en Francia se hallaron lámparas muy bellas y extrañas, pero se ignora como funcionaban.

Un autor, Jacques Bergier, dice: Una tradición tenaz afirma que la masonería inglesa tiene origen en el descubrimiento de una tumba secreta que contenía una de esas lámparas perpetuas. Este descubrimiento precedería en pocos años a la iniciación de Elías Ashmole, en Warrington, año 1646, pero nunca fue confirmado.

Se intenta demostrar, que la Orden de los Templarios no debió de ser tan perseguida en Inglaterra como en el resto de Europa, y que los supervivientes de dicha orden debieron de fundar la masonería inglesa, llevando las tradiciones templarias a esa fundación, que se sitúa hacia el año 1600. Que existe relación entre los masones y los “seres de la luz”, venidos para enseñar, parece cosa cierta. Recordemos que los masones son llamados “hijos de la luz”.


EL M ISTERIO DE LA CAPILLA DE ROSSLYN:

Una teoría de los hermanos masones norteamericanos Knight y Lomas revela y asegura, que el punto de partida de la francmasonería hay que buscarlo en la construcción de la capilla de Rosslyn, en Escocia. Esta capilla es una construcción basada en los cimientos del templo de Herodes. Presenta tallas templarias, masónicas y celtas, carece de toda imagineria cristiana. Los miembros de la familia Saint-Clair, que fueron quienes la construyeron, se convirtieron en los Grandes M aestros hereditarios de las Artes, Gremios y Órdenes de Escocia y luego ostentaron el cargo de M aestre de los M asones de Escocia hasta finales del siglo XVIII. Ningún masón se extraña de la ausencia de imágenes cristianas en la capilla de Rosslyn, ya que se trata de un lugar secreto y especial. Curiosamente, en la capilla de Rosslyn se pueden ver plantas de maíz americano y aloe que fueron esculpidas décadas antes de que Colon pusiera rumbo hacia el Nuevo M undo. Lo que indicaría que los antepasados de los Saint-Clair ya habían estado en ese continente antes que Colon. Circula la hipótesis de que, al margen de los vikingos, los primeros descubridores de América fueron los templarios.

Para incidir más en los misterios de Rosslyn citaremos un reciente descubrimiento que puede aportar datos respecto al gran contenido iniciativo de esta capilla. Un estudioso de la música y a la vez de arquitectura descubrió recientemente, en el año 2005, en los capiteles de las columnas una composición musical; algo parecido a lo que existe en el monasterio de Sant Cugat, en Barcelona. La pieza musical de Rosslyn tiene una duración de 5 minutos y evoca una canción infantil. En la actualidad se esta procediendo a grabar esta composición empleando 12 instrumentos musicales antiguos, varios de los cuales están representados en las paredes de la propia capilla. Este hecho es curioso, ya que el primer Saint-Clair que empezó la construcción de esta capilla era arquitecto, pero carecía de conocimientos musicales, por lo que se deduce que alguien le dicto esa misteriosa melodía. ¿Nos encontramos ante una melodía iniciatica que curiosamente es infantil y evoca el hecho del masón de 3 años, es decir, la edad simbólica que tiene en los rituales el aprendiz masón?.


LOS ACEPTADOS MASONES:

En el siglo XVII vemos que las puertas de los antiguos “gildes” de constructores se abren a miembros honorarios, llamados también “aceptados masones”, que, aunque no tenían nada que ver con la construcción, si estaban interesados en la masonería. Poco a poco, los “aceptados masones” fueron mayoría sobre los de oficio constructor, y la masonería operativa paso a llamarse especulativa.

En 1717, 4 logias de Londres celebraron en la Hospedería de la M anzana su reunión anual del 24 de Junio, día de San Juan Bautista. La reunión tuvo como consecuencia la reunificación que dio lugar en 1738 a una Gran Logia, que es la que dio forma a la masonería inglesa. A partir de esta reunión, la institución masónica se extendería por la superficie de la tierra, con sus ideas, su moral, su humanismo y fuerza espiritual. Para muchos estudiosos, la idea espiritual que se oculta en el seno de nuestra institución es el verdadero secreto masónico que ha dado fuerza y gran impulso. A todo ello, hay que añadir el conjunto de tradiciones, alegorías, símbolos y misterios, cuyos orígenes son antiguos y se han ido transmitiendo a través de las civilizaciones que se han desarrollado en la historia.

La naciente Gran Logia de Londres se debe a sus primeros Grandes M aestres elegidos, hombres como George Payne y Jean Theophile Desaguliers que, con impulso renovador y nuevas ideologías, establecieron las líneas de la masonería moderna. Por supuesto se debe mencionar la importancia también que tuvo el libro de las “Constituciones de Anderson”, que merece un estudio mas detallado y mencionaremos mas adelante.


LA TRADICIÓN ESCRITA EN LA M ASONERÍA :

Como muchas religiones y creencias, nuestra organización fue perseguida y destruidos muchos de sus documentos. Pero la mayor destrucción de textos masónicos no vino de fuera de la institución, sino que fueron los propios hermanos quienes eliminaron más documentación. Los hechos acaecieron a partir de 1717, cuando se pidió a todos los masones que entregaran a la Gran Logia de Londres los viejos archivos, documentos y Antiguos Deberes que obraban en su poder o en el de sus logias; documentos tanto impresos como manuscritos. Así, se reunieron muchos documentos de gran valor, entre los que había antiguos reglamentos, obligaciones, secretos y usos de la fraternidad. Pero en 1720, siendo Gran M aestro G. Payne, como cuenta el propio Anderson, algunos hermanos decidieron quemar muchos de los documentos con el propósito de que no cayeran en “manos de extranjeros”. Las perdidas fueron de un valor incalculable; es como si hubieran sido arrancadas miles de hojas del tomo de la historia de la masonería y sus raíces.

La mayor parte de libros sobre la masonería se producen a partir de 1800; anteriormente a esta fecha, el material es escaso aunque de gran valor. Tal vez el documento más antiguo sea el conocido con el nombre de Manuscrito Regius, de 1390; así como el denominado Harleian, de 1670, que se halla en el M useo Británico; y las Old Charges o sea Manuscritos Antiguos, de 1686. Todos son fragmentos de textos antiguos de la masonería operativa.

En 1721 el pastor presbiteriano Anderson, junto con el pastor anglicano J.T. Desaguliers terminaron el nuevo redactado de las Constituciones de Anderson, que fue aprobado por 14 hermanos masones, con algunas enmiendas, en 1722, y que se convirtió en el texto más importante de la francmasonería. Anderson, que conocía la lengua hebrea, privilegió en las Constituciones la historia del pueblo hebreo, vinculándolo a la masonería. Sus Constituciones no hacen referencia al Nuevo Testamento para evitar conflictos entre cristianos.

Las Constituciones de Anderson basan los orígenes de la masonería en la Biblia. Así , se explica por ejemplo que la legendaria Arca de Noe fue fabricada según los principios de la geometría y las reglas de la masonería. Esa Arca habría sido fabricada en madera de gofer, contrariamente al Arca de la Alianza , cuyo material fue la madera de acacia. Así, resulta que Noe y sus hijos fueron masones, como también M oisés, que guió a su pueblo masónico y que “los reunía en una logia regular y general”.


LOS MISTERIOSOS PADRES DE LA M ASONERÍA :

Los objetivos principales de la masonería son el progreso del hombre y su iniciación a un nivel superior de conocimiento y conciencia; toda una serie de factores que parecen haber sido transmitidos por un grupo de seres con una sabiduría muy singular. Podríamos concluir que todos los valores masónicos- educativos, evolutivos, iniciativos, universalistas y dirigidos al desarrollo de la conciencia y al hombre integral- no parecen tener su origen en un gremio de canteros medievales, y mas bien hacen sospechar que algún grupo de varias personas muy especiales, posiblemente superiores a la mayoría de sus coetáneos, imprimieron ese carácter especial a la masonería transmitiéndole un conocimiento tradicional de gran valor en aquel momento de la historia.

Si bien es cierto que la tradición mas aceptada es la que defiende que el origen de la masonería esta en los gremios de constructores medievales, también es posible pensar que estos gremios solo sirvieran de vehiculo para poner en marcha una institución de gran importancia en Occidente. Los que se valieron de los gremios de constructores medievales para empezar a edificar las bases de la institución masónica, eran portadores de un germen que comportaba conocimientos esotéricos, iniciativos, simbólicos y evolutivos de la mente y la conciencia humana.

Imaginemos a unos pocos, muy pocos iniciados entre los masones constructores, que crean rituales, bases de secretismo, grados y una disciplina esotérica para fundamentar unas logias a las que mas tarde empiezan a incorporarse masones aceptados (siglos XVII y XVIII), es decir, gente de otras disciplinas, entre los que hay personajes singulares que aportan a la institución mas profundidad y sabiduría.

Pero ¿Quiénes fueron esos personajes capaces de atraer a otros grandes pensadores? La respuesta a esta pregunta quizá sea el gran secreto de la masonería, ya que estamos hablando de hombres superiores que se dieron cuenta de que Occidente debía tener una institución que estableciese y guiase los valores humanos de una Europa que salía de la oscuridad. Oriente ya había forjado sus bases en filosofías como el zen, el budismo, el sufismo y el taoismo. Personajes como Bacón, Comenius, Lesing, G. Bruno, Herder, Goethe, Kant, Newton, Fichte y Krause tuvieron una influencia relevante, especialmente Newton, que se relaciono con muchos de los masones más importantes. también Anthony Sayer y Desaguliers, que tal vez tuvieron un papel trascendente en su fundación y en la transmisión de una tradición secreta.


¿FUE NEWTON UN HOMBRE CLAVE EN LA MASONERÍA ?

Según los autores Santiago Rio y Jorge Blaschke en su libro “La verdadera historia de los M asones” consideran a Newton el padre verdadero de la masonería moderna. La colección del industrial Babson, de Boston, contiene los manuscritos de Newton; algunas son copia de obras alquimicas, otros son notas de investigaciones. En la nota 416 encontramos 19 paginas sobre la piedra filosofal con figuras iluminadas. En la nota 417, que abarca 20.000 palabras, Newton nos habla del orden de las operaciones alquimicas. La nota 420, con 26 páginas, habla del método práctico alquímico. Y finalmente, la nota 421, con 18 paginas, se refiere a la fermentación.

Newton escribió un tratado en latín (conocía el hebreo, además del latín y el griego); una enciclopedia profética con el fin de demostrar que los mandamientos de la Antigua Ley pronostican acontecimientos futuros.

Newton es ampliamente conocido por sus leyes sobre la gravedad y por su condición de economista eminente, lo que le llevo a ser director de la M oneda en Inglaterra, su faceta de alquimista, en cambio, ha sido disimulado por la ciencia oficial. Como ya se sabe, Newton era uno de los miembros mas activos de la Sociedad Real (era y es una sociedad científica que tiene como objetivo el estudio de las filosofías naturales). Era amigo del otro integrante de la Sociedad Real , el francmasón Elías Ashmole, que fue el primer químico de la época, así como amigo intimo de Wilkins, uno de los patriarcas de la masonería espiritual y alquimista fervoroso. Entre las preocupaciones de Wilkins, compartidas con Ashmole y Newton, figuraba la tentativa de implantar una lingüística general, así como unos proyectos de navegación interplanetaria y, anecdóticamente, la construcción de colmenas de cristal para la observación de las abejas. Newton, además, que compaginaba todos estos proyectos con sus estudios de teología, los cuales abrían su conocimiento a temas religiosos y espirituales.

Estos personajes, de espíritus despiertos, eficaces y precisos, tenían una gran facilidad para moverse entre dos universos, el del racionalismo y el de las artes mágicas.

Otra figura que pertenecía a la Real Sociedad y que tuvo relación con Newton y la creación de la masonería a través de una misteriosa Fuente X, fue sir Henry Cavendish, uno de los personajes mas enigmáticos de la historia. Fue un hombre que, curiosamente y contra todo pronostico, entro sin títulos en la Sociedad Real. Fue un alquimista reconocido y creador de grandes proyectos e inventos que más bien correspondían a visiones del futuro.

Los conocedores de la denominada Fuente X formaron el “Colegio Invisible”, que contaba entre sus miembros con sabios tan eminentes como John Wilkins, sir Christopher Wren, Thomas Sydenham, Robert Boyle, Isaac Newton, Elías Ahmole, etc. El “Colegio Invisible” decidió, hacia 1660, revelar al mundo cierto numero de secretos por medio de una organización creada por Newton y Ashmole que recibió el beneplácito del rey Carlos II de Inglaterra; la denominada Sociedad Real. Entre las ideas procedentes de la Fuente X estaba la explotación del caucho, un satélite artificial de la Tierra , el Año Geofísico Internacional (que se materializo en 1957), un motor de embolo utilizando pólvora, etc.

No cabe duda de que existía una relación entre la Fuente X y la masonería. El Gran M aestre de la primera logia francmasona de Londres, Jean Theophile Desaguliers, sabio matemático, anuncio la aparición de la Fuente X en un libro que publicó en 1723, sobre la historia y las doctrinas de la francmasonería. En este libro insiste en la importancia de las matemáticas y profetiza el próximo advenimiento de una sabiduría universal traída de fuera del mundo.

Es indudable que Newton, sin entrar en la masonería según varios autores, tuvo la idea de aprovechar la sociedad de constructores masónicos reuniendo a miembros destacados de la Sociedad Real , convenciéndolos de sus teorías e insuflándoles el espíritu necesario para crear la masonería moderna.


BIBLIOGRAFÍA:
La verdadera historia de los masones. (Jorge Blaschke y Santiago Rio).
La sombra de Salomón. (Laurence Gardner).
Masones y templarios. ( Michael Baigent y Richard Leigh).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hi there i am kavin, its my first occasion to commenting anywhere, when i read
this paragraph i thought i could also create comment due to this brilliant paragraph.


My weblog :: new cellulite treatment

Bubble Wrap