¡Bienvenidos! ¡Bienvenue! ¡Bem-vindo! ¡Benvingut! ¡Benvenuto! ¡Welcome! ¡Willkommen! ¡Välkommen! ¡Shalom! ¡Marhaba!
Deseamos que nos visiten frecuentemente, pues pensamos mantener un intercambio activo que ilustre y disfruten, así como ir añadiendo servicios que sean de su agrado y provecho. Pueden también suscribirse para recibir en su email el contenido del blog Masonería para Todos. ¡Bienvenidos!

martes, 18 de diciembre de 2007

SOLSTICIO INVERNAL, EL ETERNO RETORNO DE LO NATURAL


Mirta Kreng
R.•.L.•. Tres Rosas Nro. 1

En la tradición griega, la referencia a los Solsticios es llamada Puerta de los Hombres y Puerta de los Dioses. Se podría decir insertado por los pitagóricos en Grecia, pero la duda histórica existe, también la fiesta solsticial está presente en Homero, en los Babilonios y al principio, en los Sumerios quienes fueron los primitivos observadores de las constelaciones. Pensando sólo algunos instantes en aquel primer ser humano que se sostuvo con lo único fijo con lo que podía contar, el cielo, las estrellas, admitiremos que su devenir, que no puedo llamarlo tiempo, se corresponde con la hechura natural.

Las fiestas Solsticiales, entonces, corresponden a la naturaleza toda, emanan de la Tradición Primordial.

Haciéndome eco de lo más cercano a nuestra época, a pesar de haber transcurrido más de 2.300 años, la romanidad sostuvo en el Dios Jano representado con dos caras, a su símbolo del ciclo temporal. En una lleva en su cabeza una corona y en sus manos un cetro y en la otra una llave. Por un lado es Rey, y por el otro con la llave, abre y cierra las épocas, también guarda los secretos eternos, dándole a la perdida humanidad los misterios de la vida. Es una correlación con el fuego sagrado robado por Prometeo para los Humanos, en la Mitología griega.

También, con las dos caras, Jano representa el futuro y el pasado, pero la faz real es la que no se ve, que es constante, el eterno presente, que de tan rápido que pasa se corresponde con el pasado y el futuro, pero si la conciencia impera de ese eterno instante retirando de la mente cualquier manifestación transitoria, podré darme cuenta que vivo realmente en él, todo es presente. El Real presente.

Jano con sus caras también representa a los grandes y pequeños misterios, una de plata y la otra de oro. Jano era el Dios de la Iniciación, la etimología de su nombre lo indica. Jano presidía los Collegia Fabrorum, depositarios de las iniciaciones y vinculados con las artesanías. La tradición continuó con el cristianismo y se convirtió Jano en Los Dos San Juan. Los Collegia Fabrorum se convirtieron en las corporaciones de oficios a través de la Edad Media, y justamente la de los constructores tuvo como patronos a los dos San Juan, de ahí la expresión “Logia de San Juan” en la Orden Masónica. Nuestra Orden mantuvo la Tradición Iniciática a través de los dos Solsticios consagrados a los dos San Juan y a las dos caras del Dios Jano, al decir de René Guénon.

El tiempo parece ser circular. La vida es un eterno retorno. Lo que alcanzó su máxima expresión no puede sino decrecer, y lo que ha llegado a su mínimo, no puede, sino comenzar a crecer enseguida. El Solsticio de invierno es la mitad ascendente.

Habremos escuchado varias veces frases tales como:

Todo nace, crece y muere.

Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos.
Implican, aunque parezcan insulsas de tanto repetirlas, la circularidad del tiempo natural humano. ¿Y por qué digo circular y natural? Porque existe también ese tiempo convenido, el tiempo estipulado, el lineal, el que nos marca que hoy, con nuestra Ceremonia, estamos festejando el punto de detenimiento del sol que se producirá alrededor del 21 de junio de 2004, Solsticio justamente significa tiempo detenido.

Volviendo al otro tiempo, al natural, al circular, al del eterno retorno, y aunque resulte contradictorio con lo expresado anteriormente, QQ.•. HH.•. no estamos festejando hoy un día fijo, o el comienzo de algo que tiene un horario.

Estamos festejando la vida, uno de los aspectos de la vida. Estamos celebrando y acompañando ritualmente, esa parte del año en que todo es quietud, donde todo está en silencio, donde todo en apariencia es frío, cuando la noche es más larga. Sin embargo, en esa apariencia tan árida se está gestando la semilla que nos devuelve con su apertura, la primavera, el florecimiento, el renacimiento. Pero como la naturaleza es toda, eso mismo sucede dentro de nosotros. Estamos gestando dentro de nosotros el silencio creador, el que nutre, el que inhibe el ego pero construye el yo. Y! en esa aparente oscuridad, nuestra realidad interior se va, reitero, gestando. Tal como en nosotros, también es en la naturaleza, lo vemos, lo palpamos, lo reconocemos. Dirijamos por instantes nuestra mirada hacia arriba, miremos hacia el cielo. También el sol sale cada día, metafóricamente hablando, porque la realidad es que la Tierra en su rotación permite que la estrella nos ilumine en determinado lapso natural. Y, a su vez, en su traslación, nos permite este festejo. Y aquí quiero llegar. El reconocer en cada uno el festejo de Solsticio, el reconocer en la naturaleza que nos rodea, y en reconocerlo en el universo. Se asemeja a la ley del Kybalion cuando se cumple! el mensaje “Tal como es arriba es abajo”.

Ahora bien, la hechura natural nos permite discernir la dualidad. Festejamos entonces la quietud de la naturaleza, la constructora, el Solsticio de San Juan Evangelista, o puede ser una de las caras de Jano, o racionalmente hablando una de las facetas del movimiento de traslación de la tierra. Naturaleza en acción, y somos parte de ella. Nos festejamos para este renacer. Así como en el surco sembramos la semilla, veremos germinar todas nuestras buenas intenciones, esto en el caso de que nuestro pensamiento haya sido siempre hacia la construcción. Pero si nuestro pensamiento fue malo, destructor, veremos en nosotros el retorno de lo que salió de nuestra mente. La consciencia de la acción en trilogía.

El pensamiento constructor tendrá como resultado la palabra y la acción constructora. Y es tan cíclico este retorno, como tan cíclico es este estar natural que hoy nos ocupa, el Solsticio de invierno del 2007

1 comentario:

El Sibarel dijo...

Esta es nuestra gran fiesta: FELICIDADES!!!
Muy buen blog, espero que siga creciendo.

S:.F:.U:.

Bubble Wrap