¡Bienvenidos! ¡Bienvenue! ¡Bem-vindo! ¡Benvingut! ¡Benvenuto! ¡Welcome! ¡Willkommen! ¡Välkommen! ¡Shalom! ¡Marhaba!
Deseamos que nos visiten frecuentemente, pues pensamos mantener un intercambio activo que ilustre y disfruten, así como ir añadiendo servicios que sean de su agrado y provecho. Pueden también suscribirse para recibir en su email el contenido del blog Masonería para Todos. ¡Bienvenidos!

martes, 13 de julio de 2010

Voltaire, ¿un masón sin mandil?


Por Ludovic Marcos, conservador del Museo de la Francmasonería

Extracto de la Revista Francmasonería Magazine N. 5 (http://www.fm-mag.fr/)

Traducción: Rodrigo Alvarez Reynal


Voltaire fue iniciado en la Logia Las Nueve Musas en Paris, el 7 de abril de 1778, menos de dos meses antes de su muerte, la cual aconteció el 30 de mayo del mismo año. El astrónomo Jérôme de Lalande, entonces director del Observatorio de Paris, fue quien fungió como Venerable de la Logia en la iniciación del filósofo. Ese día 7 de abril de 1778, Voltaire se encontraba muy débil, se desplaza con mucha dificultad, y para su entrada al Templo de la Logia, deberá solicitar ayuda de los Hermanos, y uno, es el conocido físico Benjamín Franklin. Se le dispensa de las pruebas físicas de la iniciación, incluida, la de caminar con los ojos vendados.

El evento esta a la altura del prestigio de Voltaire y en cierto modo representa la unión de la corriente de pensamiento emancipador de la ilustración y la Francmasonería. El símbolo es muy fuerte, y de sus ecos, la noticia se propagara en los círculos de intelectuales y comunes de toda Europa. Hasta en Viena, la gaceta “Für Freymaurer” dedico un largo artículo refiriendo el acontecimiento.

Los archivos de la Logia las Nueva Musas, creada en 1776 y cuya vocación es la de trabajar por la cultura, las ciencias y las artes, en sus actas se relata el acontecimiento de la siguiente manera:

“El Hermano Abad Cordier de Saint-Firmin anuncio a la Logia que había el favor de presentar para ser recibido como Aprendiz Mason, el Sr. De Voltaire. Se dijo en una asamblea literaria que la masonería debía sentirse halagada del deseo que demostraba el hombre mas celebre de Francia, y que se tendría un infalible respeto, a su recepción, por la avanzada edad y frágil salud de este ilustre neófito”.

De la leyenda a lo real

En la ceremonia de recepción, Voltaire recibió como regalo el Mandil que portaba el filosofo Helvétius, uno de los creadores de la Logia Las Nueve Musas, el cual falleció en 1771. La leyenda narra, que tomado por la emoción, Voltaire, lo levanto hasta sus labios. Más esto es solo una leyenda… Evidentemente, Voltaire nunca más tendrá oportunidad de ceñirse este mandil, puesto que muere poco tiempo después.  



3 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUEN ARTICULO QUE LE HACE UNO DESAPRENDER PARA APRENDER
JOSE M. TRUJILLO

Adriana Guillén dijo...

Me gusto mucho ese artículo, tan bueno como el de la flauta, se aprende mucho con ustedes, por favor sigan escribiendo.
Adriana Guillén B.

Yuguito dijo...

Gracias por compartirnos la historia de Voltaire, importante representante de la Ilustración francesa.

Bubble Wrap